El Yoga, viene del sánscrito yug (unión).

Unión ¿de qué?:

De cuerpo, de mente y de espíritu. Sin que estos tres aspectos estén armonizados, equilibrados, unidos entre sí, no encontraremos la paz que necesitamos en nuestras vidas.

hatha-yoga2

 

El vocablo hatha proviene de las raíces ha y tha (sol y luna). Es el yoga de la fortaleza y armonía del cuerpo. El principal objetivo del Hatha Yoga, es lograr el máximo equilibrio entre el cuerpo físico, la mente y el prâna (energía vital). Pretende, no sólo fortalecer el cuerpo, sino también armonizar y equilibrar todo el sistema nervioso con una serie de ejercicios en los que interviene la respiración, procurando una salud perfecta.

 

El Hatha Yoga empieza por trabajar el cuerpo con suaves estiramientos en asanas (posturas) para, poco a poco ir profundizando en un trabajo de relajación corporal, mediante Pranayama (control de la respiración), mudras (cierres de energía). Así, sin ninguna expectativa creada, vamos parando ese flujo de pensamientos, ideas y juicios que tanto daño nos hace. Cuando esto ocurre, nuestra mente empieza a tranquilizarse, nuestro cuerpo ya va relajándose, nos vamos haciendo conscientes de nuestras emociones y estamos preparados para ir abriendo nuestro corazón, ayudados de la meditación, a un nuevo paradigma de vida, donde cada uno de nosotros empieza a conectarse con lo que realmente siente en su interior y… a partir de aquí… empezar a crecer en todos los sentidos.

 

Son muchas y muy poderosas las razones que avalan la práctica regular del Hatha Yoga.

 

El HATHA YOGA es útil para mantener, recuperar y aumentar la salud física.

  • Podemos prevenir el estrés, bajar la tensión y la ansiedad.
  • Fortalecemos el sistema inmunitario.
  • Nos beneficia si somos hipertensos, diabéticos, asmáticos y si tenemos dificultad para conciliar el sueño o si padecemos dolores crónicos de cabeza o espalda.
  • Mejora el sistema cardiovascular, el aparato digestivo y la visión.

El HATHA YOGA nos ayuda a estar en forma, puesto que al relajar el cuerpo y la mente, aumentamos nuestra energía.

  • Mejoramos la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio.
  • Por medio de su acción hormonal contribuimos al equilibrio mental, permitiéndonos, al mismo tiempo, estar alerta y relajados.

 

El YOGA es un estilo de vida que colabora en nuestro crecimiento personal, ayudándonos a descubrir el potencial escondido de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

  • Mejoramos nuestra imagen y nuestra autoestima y aumenta nuestra concentración y memoria.

El YOGA nos libera de pensamientos y emociones negativas, al desarrollar fuerza de voluntad y confianza en uno mismo.

  • Mejora nuestras relaciones con los demás, al permitirnos desarrollar paciencia, tolerancia, compasión y perdón.

 

El YOGA aumenta nuestra conciencia, permitiéndonos afrontar con claridad y serenidad los diferentes momentos de la vida.

  • Su práctica se adapta a cada necesidad, porque es simple y compatible con cualquier otra disciplina, física o mental, que podamos practicar.