Compartint la Psicologia de Jung

Detalles del evento

  • 4 septiembre, 2018
  • 19:30
  • Carretera de Matadepera 212 - Terrassa
  • 931356452
  • DolorsEmpleados
Carl Gustav Jung nace en 1875 y fallece en 1961. Psiquiatra y psicólogo suizo, fue el fundador de la escuela de Psicología analítica. Después de sus estudios de medicina en Basilea, se dedicó a la práctica de la psiquiatría e introdujo en ella, junto con Eugen Bleuler, el psicoanálisis freudiano. Tras su ruptura con Freud a finales de 1912 comienza la elaboración de su propia orientación analítica, conocida también como «psicología de los complejos». Una peculiaridad de los trabajos de Jung es que se refieren desde muy temprano a cuestiones de la concepción general del mundo y se hacen cargo de la confrontación de la psicología con la religión. Así ponen de manifiesto que las representaciones originarias que subyacen y son comunes a las diversas religiones constituyen contenidos arquetípicos del alma humana. Además, durante los últimos treinta años de su vida, el estudio de la alquimia le proporcionará a Jung una orientación hermenéutica fundamental. Catedrático de Psicología médica en la Universidad de Basilea a partir de 1944, ejerció su práctica clínica en Küsnacht, junto al lago de Zúrich, hasta su muerte.
Jung tiene una bibliografía muy extensa. Destacamos unas cuantas frases célebres de este personaje, a quien podríamos considerar el padre de la psicología.

Citas célebres de Carl Gustav Jung

  1. Tu visión devendrá más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta.
  2. El conocimiento descansa no solo sobre la verdad sino también sobre el error.
  3. No existe idioma que no pueda ser mal interpretado. Cada interpretación es hipotética, ya que es un simple intento de leer un texto desconocido.
  4. Si uno no entiende a otra persona tiende a considerarlo un loco.
  5. La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el ser humano es puesto.
  6. Si no fuera un hecho de experiencia que los valores supremos residen en el Alma, la Psicología no me interesaría en lo más mínimo, ya que el Alma no sería entonces más que un miserable vapor.
  7. No podemos cambiar nada sin antes comprender. La condena no libera, oprime.
  8. La gente podrá hacer cualquier cosa, no importa cuán absurda, con el fin de evitar enfrentar su propia alma.
  9. No puede haber una transformación de la oscuridad a la luz y de la apatía en movimiento sin emociones.
  10. No debemos pretender comprender el mundo sólo por el intelecto. El fallo de la inteligencia es sólo una parte de la verdad.
  11. Un zapato que se adapta a una persona, puede quedar mal en otra. No existe una receta para vivir que se adapte a todos.
  12. Los niños son educados por lo que hace el grande y no por lo que dice.
  13. No podemos vivir el atardecer de la vida con el mismo programa que la mañana, pues lo que en la mañana era mucho, en el atardecer será poco, y lo que en la mañana era verdadero, en la tarde será falso.
  14. Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser.
  15. Nacimos en un momento dado, en un lugar determinado y, al igual que añades los años a un vino, tenemos las cualidades del año y de la temporada de la que nacemos. La astrología no reclama nada más.
  16. La emoción es la principal fuente de los procesos conscientes. No puede haber transformación de la oscuridad en luz ni de la apatía en movimiento sin emoción.
  17. Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos.
  18. El inconsciente no es algo malo por naturaleza, es también la fuente de bienestar. No sólo oscuridad sino también luz, no sólo bestial y demoníaca, sino también espiritual y divina.
  19. El mismo calzado que se ajusta a una persona, le aprieta a otra; no hay una receta para la vida que se adapte a todos los casos.
  20. Muéstreme un Ser Humano sano y yo lo curaré para Usted.
  21. Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma.
  22. El vino de la adolescencia no siempre aclara según pasan los años, a veces se vuelve turbio.